Salud

Alcohol, cloro y germicida atributos y desventajas

Recientemente me informaba sobre las medidas que se requieren tomar para reiniciar con la apertura del comercio y por lo pronto en el Estado de Jalisco, una vez que se haga la inspección y se logre un resultado óptimo durante el proceso, pondrán a tu disposición un distintivo que avale el cumplimiento del protocolo para la prevención de propagar el covid-19 a empleados, clientes y todos aquellos que visiten tus instalaciones. Entre las recomendaciones que más llamaron mi atención fue sobre los productos con que debes de limpiar y desinfectar tus espacios, estos son específicamente el Cloro y el Alcohol.

Dentro de la industria química existen un sin fin de sustancias que fueron creadas para el aseo y sobre todo la desinfección, tanto en superficies como para el ambiente. Uno de los que más destacan en este proceso, de acuerdo a mi experiencia, es el germicida (cuaternario de amonio), sin demeritar al cloro (hipoclorito de sodio) que desde hace cientos de años lo conocemos por excelencia como desinfectante pese a que suele ser altamente irritante si no es utilizado con precaución y no en todas las superficies se recomienda debido a su alta abrasión. Y un producto como el alcohol que puede ser altamente peligroso.

¿Por qué conocer las similitudes que existen entre los productos de limpieza?

Cada producto de limpieza tiene sus atributos y desventajas, este depende sin lugar a dudas, para el fin que requieras.

 Yo insistiría en la usabilidad de aquellos que principalmente no sean perjudiciales para la salud de nosotros mismos, o que traiga consigo afectaciones a pisos, muebles u otras superficies.

Igualmente me interesa compartirles la investigación que realicé de los productos antes mencionados y considero que el hecho de conocer a fondo un poco más sobre ellos y las diversas reacciones que se pueden propiciar, es crucial al momento de ejecutar la labor de limpieza, desinfección y sanitización.

El cloro (hipoclorito de sodio) descubierto en el siglo XVIII, que reduce bacterias y gérmenes tiene un aroma característico, es peligroso al mezclarse con otros productos y destiñe o mancha si se derrama; en cuanto a afectaciones a la salud es altamente irritante en vías respiratorias afecta la garganta y genera tos excesiva, al contacto directo con la piel se presenta irritación (enrojecimiento, ardor y comezón).

El alcohol, que bien si elimina bacterias, gérmenes y virus, también es un producto altamente inflamable, peligroso para su trasportación y almacenaje. Además, son productos que no deben usarse durante varios días seguidos porque son productos hechos a base de etanol y esto puede llegar a eliminar la primera barrera inmune natural de nuestro cuerpo.

Germicida (Cuaternario de amonio) elimina microorganismos del medio ambiente como: virus, bacterias, hongos, levaduras etc. Tiene un aroma agradable, no tiene efectos de decoloración, no daña la ropa ni superficies, es amigable con el medio ambiente, no es inflamable y no irrita la piel, ya que por lo regular el producto no viene en solución concentrada.

Con base en mi investigación me atrevo a cuestionarles ¿por qué las medidas están tan estrechamente direccionadas a la utilización de sólo dos productos, si existen otros que cuentan con virtudes que deberíamos tomar en cuenta y podrían funcionar de mejor manera para lograr nuestro objetivo?

Espero sus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *