¡Limpieza Verde! Los 5 pasos
febrero 11, 2020
¿Que nivel de servicio tiene tu limpieza?
febrero 12, 2020

En este momento me encuentro en Chicago, Illinois; capacitándonos e investigando más sobre la limpieza verde (green buildings). El día de hoy estuvimos visitando una compañía de limpieza (Apollo Commercial Maintenance) que ofrece servicios en estacionamientos en algunos centros comerciales (Shopping Mall) haciendo la limpieza con barredoras especializadas, así como el mantenimiento de balizado de sus áreas. 

En nuestra reunión platicamos de diversos temas y compartimos experiencias de nuestras compañías; de lo bueno, lo malo, la tecnología en la limpieza y los retos que enfrentamos cada día y los que vendrán.

Uno de los puntos importantes que estuvimos abordando fue “cómo se realizan las licitaciones de limpieza en su país”, que reglas deben de cumplir y cómo presentan sus presupuestos. 

Pude notar, que en el área en la que me encontraba, los edificios corporativos, plazas comerciales y la mayoría de las industrias, cuentan con servicios profesionales de limpieza internos, que no subcontratan servicios de limpieza con especialistas. Lo que me llevo a cuestionarme: ¿qué buscan las empresas para que tomen la decisión de tercerizar esta actividad tan demandante y especializada? 


Tercerizar actividades, también conocido como “subcontratar”; es muy común en las empresas cuando se requiere realizar un trabajo en específico, pero que por cuestiones de tiempo o dinero se decide delegar la actividad a un externo.  

Pero, ¿qué se toma en cuenta para tercerizar un servicio de limpieza? ¿qué se requiere tener si ya se está subcontratando esta actividad? 

En este artículo te comparto los principales puntos que a mi parecer son los más importantes para tomar la decisión de subcontratar un servicio de limpieza. 

Optimización del tiempo

Un servicio de limpieza profesional no requiere supervisión, cada elemento está capacitado para realizar sus labores de forma efectiva, controlando insumos y/o materiales de limpieza. Para que el cliente solo se ocupe por la administración eficientemente de su negocio.

Contar con una empresa externa que cumpla con estas labores, optimiza el tiempo, ya que su actividad principal será evitar cualquier conflicto de limpieza que pueda surgir y mitigarlo con las mejores prácticas.

Gastos y actividades innecesarios

La empresa externa, absorbe los gastos generales de la limpieza. 

Por ejemplo: 

  1. Reclutar, seleccionar, contratar y capacitar al personal.
  2. Pago de cargas sociales e impuestos del personal. 
  3. Bonos y seguimiento de productividad. 
  4. Carga administrativa para gestionar nómina, control de asistencias, horas extras, reportes, entre otras actividades.
  5. Gastos de carga operativa diaria, como cubrir personal de cualquier falta, control de material, manejo de almacén, evaluación de la limpieza, etc. 

Servicio profesional 

Contar con una política de calidad de limpieza y la continuidad de la misma, hace posible brindar un servicio de óptimas características para cada inmueble. Al contratar una empresa externa el cliente evitará tener una curva de aprendizaje de la actividad de limpieza y se ahorrará el tiempo de crear la experiencia o el feeling que se necesita, logrando siempre la mejor imagen posible del inmueble. Ya que la empresa subcontratada, se encarga de contar y seguir al pie de la letra manuales de operaciones, procesos, políticas, personal capacitado y protocolos de limpieza.

Una empresa con la experiencia necesaria ayudará a mantener en armonía, en control y en tiempo la limpieza, cuando el cliente lo necesite, sin la necesidad de enrollarse en la administración de otros procesos que no dependen al 100% de su actividad profesional. Editar